"Para obtener resultados nunca antes logrados hay que usar métodos nunca antes utilizados"

 

LEASING.

NUEVAS MEDIDAS HASTA EL 31/12/06

Las PyMEs encontrarán una gran oportunidad de reducir los costos financieros en la compra de bienes de uso que realicen hasta el 31/12/06

Efectivamente, el Poder Ejecutivo a través del Decreto 1352/05 (B.O. 03-11-05) redujo a la mitad los plazos contractuales mínimos exigidos para que los contratos de leasing celebrados con PyMEs, puedan ser asimilados a los fines fiscales, por ciertos dadores, a "operaciones financieras". Se espera con ello que las entidades financieras y compañías de leasing aumenten la oferta de este tipo de operaciones.

Por su parte las PyMEs tomadoras del leasing se verán beneficiadas financiando sus compras de bienes de uso, ya que de esta forma sus costos financieros totales se verán reducidos como consecuencia de la obtención de determinadas economías impositivas, elemento usualmente descuidado en oportunidad de seleccionar las alternativas financieras.

QUE ES EL LEASING

Recordemos que el leasing (artículo 1 de la ley 25.248) es un contrato por el cual el dador conviene transferir al tomador la tenencia de un bien cierto y determinado para su uso y goce contra el pago de un canon, usualmente mensual, y le confiere una opción de compra por un precio determinado o determinable.

En otras palabras, bajo la apariencia de un contrato de alquiler con opción de compra, el leasing esconde una sumamente conveniente alternativa de financiamiento. Financiamiento donde los pagos periódicos (canon) coinciden perfectamente con las cuotas de amortización del crédito (capital e intereses) y el precio pagado al ejercer la opción de compra equivale al pago final y cancelatorio del crédito.

ECONOMIAS IMPOSITIVAS PARA EL TOMADOR

A los fines impositivos y desde el punto de vista del tomador (o deudor) el leasing puede ser considerado por el fisco como:

  1. contrato de alquiler u
  2. operación de compra-venta financiada

según se verifiquen o no las circunstancias previstas por la ley.

Según sea el caso el tratamiento impositivo diferirá radicalmente.

La asimilación del leasing como contrato de alquiler por parte del fisco produce para el tomador

  1. la postergación (diferimiento) del pago del impuesto a las ganancias sin costo alguno y
  2. la reducción del impuesto sobre la ganancia mínima presunta.

Estos beneficios compensan parcialmente la tasa pagada por el financiamiento reduciendo el costo financiero total. Por ello, a igualdad de tasas con otras operaciones financieras, el leasing se convierte en una alternativa sumamente conveniente.

Para la obtención de estos beneficios impositivos es indispensable que el precio de la opción de compra sea

  1. cierto y determinado por el contrato y
  2. superior al valor residual impositivo del bien al momento de ejercerse dicha opción

Si embargo, este último requisito (valor residual) no será exigible cuando:

  1. los dadores de leasing revistan la calidad de entidades financieras, fideicomisos financieros o compañías de leasing y
  2. la duración del contrato de leasing sea superior al 25%, 10% o 5% de la vida útil impositiva del bien, según se trate de bienes muebles, inmuebles no destinados a vivienda o inmuebles con dicho destino, respectivamente. Antes de la vigencia del Decreto 1352/05 acá comentado se requerían plazos superiores al 50 %, 20 % y 10% de la vida útil del bien.

CUANTIA DE LOS BENEFICIOS IMPOSITIVOS

La cuantía de los beneficios impositivos del tomador dependerá de la acertada combinación de dos elementos:

  1. Duración del contrato y
  2. Monto de la opción de compra

A efectos de optimizar los mismos recomendamos firmemente a los tomadores de leasing que consulten a profesionales especializados en el negocio que cuenten con amplios conocimientos impositivos y financieros. Los costos que ello pudiera implicar serán ampliamente compensados por los mayores beneficios fiscales

Finalmente, estos beneficios suelen ser aprovechados por los dadores del leasing (entidades financieras y compañías de leasing) para exigir una sobretasa de interés o una comisión especial. Nuevamente, el certero asesoramiento de profesionales especializados con profundo conocimiento del sistema financiero permitirá al tomador optimizar la operación minimizando sus costos